María Espejo en Diario de Jerez

"Hay mucha necesidad de expresarse mejor"


María Espejo comenzó su andadura profesional cuando, con solo 16 primaveras, fue seleccionada para presentar el programa infantil de Canal Sur 'La Banda'. Desde entonces, esta incombustible jerezana no ha parado de trabajar, licenciándose en Periodismo, presentando espacios de todo tipo, protagonizando largometrajes e incluso abriendo su propia escuela de actores y presentadores que lleva su nombre y está ubicada en la jerezana calle Porvera número 36. La escuela María Espejo celebra sus cuatro años creciendo e impartiendo talleres por toda la provincia de Cádiz y en Seviilla, en el barrio de los Bermejales.

-Llevan dos años ofreciendo talleres en la Universidad de Cádiz.

-Comenzamos con pequeños másters pero ya tenemos clases en los campus de Algeciras, Puerto Real, Jerez y Cádiz. Estamos muy contentos de poder abrir las puertas en Jerez hace cuatro años, a los dos estar ya haciendo cosillas por toda la provincia y ahora dar el salto a Sevilla.

-Ya comenzó a dar cursos en Sevilla el año pasado de forma puntual.

-Sí pero ahora lo hacemos de forma más regular. Aún no es una sede como tal, pero esperamos para el próximo curso, para septiembre de 2018, instaurarnos. Ahora mismo nos falta logística, porque no damos abasto (rie). Hasta que no ampliemos equipo, es mejor hacer las cosas poco a poco pero bien, que intentar abarcar mucho y tropezar.

-¿Cómo ha sido la apertura en Sevilla?

-Muy buena. Demasiado buena (ríe). Hemos tenido alumnos tan interesados en seguir y dar más talleres, más clases y más cursos, que les he tenido que sugerir que vengan a Jerez. Es que por ahora no tenemos tiempo físico para dar en Sevilla todo lo que damos en Jerez, aunque con este recibiento y según nuestra planificación, pronto lo haremos.

-¿Cuántas inscripciones han recibido en los nuevos cursos de Sevilla?

-Pues no sé el número exacto, pero nos hemos visto obligados a abrir hasta cuatro grupos, y no esperabamos tantos. Los siete profesores que conformamos el equipo nos mirábamos pensando "¿qué vamos a hacer?''(ríe). Ha sido un gran recibimiento.

-Y ante tan buena acogida, ¿cómo preparan la organización?

-Pues como hemos tenido más inscripciones de las esperadas, a aquellos que buscaban una formación más regular les hemos sugerido o bien que acudan al centro de Jerez, donde las impartimos mucho más continuamente, o bien que aguarden a la apertura de una sede en Sevilla el próximo mes de septiembre de 2018. Algunos han elegido la primera opción y otros la segunda, lo que es una gran señal de recibimiento.

-¿Qué tipo de perfil presenta más el alumnado?

-Pues es sorprendentemente amplio el abanico de perfiles. En Jerez, donde tenemos más alumnos y por tanto puedo hablar con mayor conocimiento, tenemos desde niños de tres años a alumnos de casi setenta. Algunos acuden porque aman las artes escénicas y siempre han querido aprender, ya sea por gusto o para formarse profesionalmente. Pero la gran mayoría de los alumnos que solicitan nuestra formación son personas que quieren dedicarse un momento de la semana a sí mismo y sentirse mejor aprendiendo a comunicarse mejor.

-¿Hay mucha necesidad de expresarse mejor?

-Mucha. Nuestros alumnos buscan mucho poder expresarse sin tapujos, sin vergüenza. Comunicar sus ideas de forma estructurada, sin nervios, y empleando todas las herramientas que tienen a su disposición. Siempre les digo que la comunicación no verbal es vital y hoy día, quizás por las redes sociales o por lo que sea, se ha perdido. Al fin y al cabo, es ayudarles a abrirse.

-¿Se ha convertido la Escuela de Actores y Presentadores María Espejo en un referente andaluz de la enseñanza de artes escénicas?

-Aún no, aún no (ríe). Pero intentamos ofrecer una alternativa a tener que irse a Madrid para estudiarlas. A que los futuros actores andaluces puedan estar cerca de casa y de su tierra.

-¿En qué consisten los talleres que también ofrece?

-En la UCA y empresas privadas damos talleres de liderazgo, de trabajo comunicativo en equipo, de mejora de las herramientas comunicativas para hablar en público y motivar al equipo, etc. Hemos encontrado un número sorprendente de ejecutivos muy bien preparados que, sin embargo, no logran comunicarse bien y dan una mala imagen de su empresa y hacia sus trabajadores.

-¿Se combinan las artes escénicas y la comunicación?

-Totalmente. El actor debe comunicar todo lo que siente su personaje con seguridad y eficacia, y para hablar en público y expresarse corporalmente, también es necesario de alguna manera interpretar mucho.

-De los cursos que ofrecen ¿cuáles son los más solicitados?

-Uno de los más populares es 'Trasmite con tu voz', en el que trabajamos mucho esta herramienta. Para actores que tienen que cuidarse las cuerdas vocales o exposiciones largas para entonar. Otro muy seguido es el de 'Expresión corporal', para gente que no sabe expresar con su cuerpo y al final dan una imagen regia. Entre los más pequeños, los cursos de expresión para niños con un excesivo sentido del ridículo que no se abren y necesitan más confianza para comunicar. Muchos padres están muy preocupados porque sus hijos temen expresarse para no ser marginados o señalados.

-¿Podría decirnos un fallo que a su parecer se produce en la comunicación actual cotidiana?

-Hemos perdido la humanidad, la calidez, el sentimiento. Tenemos que volver a expresarnos con corazón. Parece una tontería, pero por cuestiones de cultura, sociedad y moda, se nos olvida que somos seres humanos, se nos cohibe o condiciona incluso en nuestra comunicación. Se nos condiciona en nuestra forma de sentir, y eso lleva a nuestra forma de expresar. No podemos olvidar que somos personas.


Fuente: Diario de Jerez