Canto y Voz (Interpretación musical)




Canto y Voz (Interpretación musical)

Introducción:

La música está presente en nuestras vidas. En la calle hay música, en casa ponemos música y sobre todo y lo más importante en nuestros recuerdos. Cada canción puede estar relacionada con un momento puntual de nuestra existencia. La música es necesaria para transmitir sentimientos, opiniones y en muchos casos es la mejor forma de expresión para el ser humano.

La música siempre ha desempeñado un papel importante en el aprendizaje y la cultura, pudiendo llegar a influir en costumbres y emociones. En no pocas ocasiones la música forma parte de la tradición de un país o de una región (folías, sardanas, sevillanas, tangos,...), o de un ente cultural (música coral, bandas de música, tunas universitarias...). 

En numerosas circunstancias se convierte la música en verdadera protagonista (el villancico en Navidad, un vals como primer baile en una boda, las isas en una romería canaria,...), pudiendo serlo también los propios intérpretes (Plácido Domingo, los Sabandeños...) o sus mismos autores (Mozart, Beethoven, Vivaldi,..). 

Si nos ceñimos a música "moderna", allá por los años 50 el "Rock and Roll" entró a formar parte de la historia de mano de sus intérpretes más aplaudidos (Elvis Presley, Beatles, Rolling Stones). 

Desde entonces en la música ha vivido cambios espectaculares, y ha influenciado a todas las generaciones, de forma especial en los "teenagers" (adolescentes).

La música ha sido compañera del ser humano desde los comienzos de su historia. Se especula que los comienzos de su historia tiene relación con la imitación de los sonidos de la naturaleza, como el canto de las aves y también de la naturaleza interna del ser humano, por ejemplo el ritmo natural de los latidos del corazón; las últimas teorías concernientes a los comienzos del arte le dan muchísima importancia a este último punto (formas percibidas internamente), refiriéndose a estas influencias como "entópicas", y relacionándolas fuertemente con el quehacer de los chamanes y sus experiencias internas.

Durante la prehistoria la música formaba parte de celebraciones y rituales, lo que no difiere mucho de los usos que se le da hoy en día. De hecho, nuestro sistema nervioso es prácticamente el mismo, por lo que aquello que emociona al ser humano es de naturaleza universal.

No se exige tener una voz prodigiosa. Sólo trabajar, aprender y ganas de descubrir nuestras capacidades interpretativas de la mano de la música.

Compártelo






Contenido relacionado